LUIS DÁVILA PONCE DE LEÓN WILHELMI

D. Luis Dávila Ponce de León y Wilhelms nació en Granada el 15 de junio de 1878, de padre español y madre alemana. Quienes le conocieron afirman que esta unión le proporcionó el arrojo, la viveza de comprensión, entusiasmo y rapidez de decisión del Mediodía y la inteligencia, valor sereno, energía y perseverancia del Norte. Educado en Zurich y acostumbrado a recorrer toda Europa, adquirió pronto un gran bagaje cultural. Además de los dos idiomas familiares (español y alemán), conocía con toda corrección el francés, inglés e italiano y su excepcional inteligencia le permitió adquirir amplios conocimientos de ingeniería, electrotecnia y aeronáutica. Sus medios económicos, producidos por una fábrica de electricidad de la que era propietario, construida y dirigida por él mismo, le permitieron dedicarse al servicio del Estado como ingeniero, militar y aviador sin cobrar ninguna retribución, caso extraordinario de desprendimiento y de afición a su profesión.

Ingresó como alumno en la Academia de Ingenieros en 1897, siendo promovido al empleo de Primer Teniente y destinado al 3º Regimiento de Zapadores Minadores una vez terminados sus estudios en 1903. Durante su permanencia en este destino prestó servicio de guarnición en Sevilla y fue destacado con su compañía a Algeciras, donde quedó afecto a la Comandancia del Campo de Gibraltar para auxiliar los trabajos militares de que se hallaba encargada. A finales de 1903 fue destinado a la Compañía de Zapadores Minadores de Tenerife, destino en el que permaneció hasta 1910, siendo responsable, entre otros trabajos, de la construcción de las baterías del Bufadero y del Palomar. Ascendido al empleo de Capitán en agosto de 1910 estuvo en situación de reemplazo, en la plaza de Granada, hasta setiembre de 1912 en que fue destinado, a petición propia, para tomar parte en las prácticas previas de aviación que efectuaban en el Servicio de Aerostación (Guadalajara).

Allí efectuó una serie de ascensiones cautivas y vuelos en aeroplanos, así como ocho ascensiones en globo libre, de las que las más notables fueron: de Madrid a Cabos de Segovia, en el globo Saturno; de Madrid a Castel Blanco (Badajoz), en el mismo globo; de Madrid a Liria (Valencia), en el globo Montaña; de Cuatro Vientos (Madrid), a Almaraz (Cáceres), en el globo Neptuno, y de Granada a Jumilla (Murcia), en el globo Saturno. A finales del mismo año obtuvo el título de piloto de globo libre. Terminadas las prácticas previas, pasó a la Escuela de Aviación de Cuatro Vientos, eligiendo para su aprendizaje un monoplano Nieuport, el más rápido, más difícil y de manejo más delicado que había en servicio. En palabras de un profesor de vuelo que siguió paso a paso su aprendizaje, éste lo realizó "con extraordinaria facilidad, lo que no era de extrañar dada la especial aptitud que siempre había demostrado para toda clase de deportes, su grandísima afición a la Aviación y sus cualidades de inteligencia y valor sereno que no he podido ver superadas en nadie ni en ninguna ocasión". Terminado el aprendizaje y realizadas las pruebas de vuelo reglamentarias, obtuvo el título de piloto aviador de la Federación Aeronáutica Internacional y el militar elemental con fecha 10 de junio de 1913. En noviembre de 1913 fue destinado a prestar servicio como Ayudante de Campo del General de la 4ª División Excmo. Sr. D. Ricardo Morales, de guarnición en Granada. En los años 1914 y 1915 tomó parte en los concursos aerostáticos que se celebraron en Granada efectuando el primer año una ascensión con sobrevuelo del pico Veleta y aterrizaje en Sierra Nevada, en el globo Saturno. El segundo año llevó a cabo otra ascensión con aterrizaje en Guadix (Granada), en el globo Sirio. En ambos concursos obtuvo el premio, siéndole adjudicada la "Copa de Granada". Ascendido al empleo de Comandante en junio de 1919, siguió en Granada en situación de supernumerario sin sueldo (a la que había pasado en 1913). Sin dejar esta situación fue encargado por Real Orden de 29 de octubre de 1921 de la dirección de las obras que con toda urgencia habían de realizarse para establecer el aeródromo de dicha capital. Efectuadas estas obras, redactó un proyecto de abastecimiento de agua y urbanización (que aún perduran en su mayor parte) del mismo aeródromo, y que fue realizado también bajo su dirección, así como la construcción de la estación radiotelegráfica y otras obras. En abril de 1923 representó al aeródromo de Granada en la ceremonia de entrega de la Bandera a las fuerzas de aviación que se celebró en Sevilla. En este mismo año redactó y dirigió el proyecto de ampliación del campo del aeródromo de Granada, simultaneando el cargo de ingeniero de las obras con el de Jefe Militar del mismo y continuando con la práctica del vuelo, obteniendo el título de piloto superior de aeroplano en diciembre de 1923. Entre este año y 1925 efectuó varias travesías aéreas hasta Melilla, participando en varias misiones de guerra en territorio africano. En su última travesía de Granada a Melilla, efectuada el 1 de abril de 1925, cayó al mar el aparato por avería del motor, siendo salvado el Comandante Dávila por un hidroavión que escoltaba a la escuadrilla. El día 18 de abril de 1925, al elevarse en un aeroplano Bristol en el aeródromo de Granada, sufrió una pérdida de velocidad que produjo la caída del aparato y la muerte del Comandante Dávila y del Soldado Juan Giménez que le acompañaba. En Real Orden de 29 de julio de 1925 se dispone que: "Para honrar la memoria del Comandante de Ingenieros Don Luis Dávila Ponce de León y Wilhelms, que construyó, organizó y mandó el aeródromo de Armilla en Granada, y murió en accidente de aviación ocurrido en el mismo, en lo sucesivo se denominará dicho aeródromo "Dávila", de Granada." Si fuera posible definir brevemente la personalidad de este gran hombre, no cabe duda que sus rasgos más característicos serían los de una persona con una inteligencia preclara, un carácter tenaz y un enorme amor por su tierra, Granada, y por la aeronáutica.