MISA SOLEMNE DE LAS TRECE HORAS, OFRECIDA POR EL CUERPO DE HERMANOS PALIEROS DE LA HERMANDAD SACRAMENTAL DE LA VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS.

Ayer, domingo, día 25 de septiembre de 2016, ha tenido lugar en la basílica de la Virgen de las Angustias, a las trece horas la misa solemne, ofrecida por el Cuerpo de Hermanos Palieros de la Hermandad Sacramental de la Stma. Virgen de las Angustias en el día grande, en Granada, de su salida procesional.

La Basílica ha estado abarrotada de fieles, todos de pie, ya que los bancos fueron retirados para poder sacar la procesión por la tarde. Todos han seguido la celebración de la eucaristía con mucha devoción y fervor mariano a la Stma. Virgen.

La Eucaristía ha estado presidida por nuestro Señor Arzobispo, Excmo. Y Rvdmo. Sr. D. Francisco Javier Martínez Fernández, acompañado de D. Blas Gordo Jiménez, Párroco de la Basílica y los Formadores de los Seminaristas, mayores, que han asistido también a esta Eucaristía.

Las lecturas han sido realizadas por miembros de la Hermandad.

En la homilía el Sr. Arzobispo, después de saludar a todos los presentes, manifestó que todos los que estamos aquí, representamos a la Iglesia de Granada, que hoy tiene como fin honrar a nuestra Madre la Virgen de las Angustias, Ella es imagen, símbolo y espejo de la imagen de la Iglesia, Ella recibió al hijo de Dios en su seno y nosotros lo recibimos cada vez que comulgamos. El Hijo de Dios ha vivido en Ella y el Hijo de Dios vive en nosotros, por el bautismo y por la comunión. La pasión de Cristo se prolonga en los sufrimientos, en las fatigas y en la muerte de todos los que formamos la Iglesia. El mal no puede ser más fuerte que el amor de Dios. La vida de la virgen se prolonga en la vida de la Iglesia y Ella nos precede en el camino de la fe. Todos en esta vida tenemos sufrimientos, ya sean morales o físicos, todos estos sufrimientos forman parte de la pasión de Jesucristo. El Señor se mete en nuestras llagas y debilidades y Él no se cansa nunca de perdonar. Somos cristianos porque el Señor nos ha dado la gracia de conocer su amor infinito, todos somos fieles cristianos redimidos por el Señor. D. Javier terminó su homilía diciendo: "… Él es consciente de que no hay ningún sufrimiento estéril y que no hay ningún pecado, que el Señor no pueda abrazar y perdonar. Con esa certeza y con ese gozo nos disponemos a recibir una vez más al Señor en nuestro corazón; los que estemos preparados y pensemos que podemos recibirlo. Y esta tarde a celebrar con gozo el amor infinito de Dios y la intersección y la compañía de nuestra Madre, que Él nos entregó en la cruz."

La Eucaristía ha sido solemnizada con la actuación de la Coral Virgen de las Angustias, dirigida por D. Carmelo Martínez, que interpretó varias canciones polifónicas haciendo que todos los asistentes hayan podido disfrutar de la presencia de la imagen de la Santísma Virgen de las Angustias y de la Eucaristía con un gran sentimiento de devoción y amor profundo.

El himno de la Stma. Virgen de las Angustias, acompañado al órgano por D. Luis Linares, fue cantado con auténtico fervor, gozo y disfrute mariano por todos los presentes, al poder contemplar a la Santísima Virgen, cercana y muy bellamente adornada, que desde el cielo, sin duda, nos anima y nos ayuda a ser mejores hijos de Dios cada día. Los vivas y aplausos se prolongaron con fuerza y sentimiento.

Crónica y fotografías realizadas por Antonio J. Mezcua Roelas