SOLEMNE CELEBRACIÓN DEL CENTENARIO DE LA CORONACIÓN CANÓNICA DE LA STMA. VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS DE GRANADA EN EL PASEO DEL SALÓN

Solemne, espléndida y multitudinaria, al igual como ocurriera hace cien años, fue la celebración de la misa Pontifical conmemorativa del Centenario de la Coronación Canónica de la Patrona de Granada, con una magnífica organización por parte de la Hermandad y grupo de voluntarios que colaboraron activamente en el buen desarrollo de la misma, y no podía resultar de otra forma, dado que desde hace varios meses y con mayor intensidad desde que se inició el mes de septiembre, se han mantenido diversas reuniones preparatorias para que no fallara nada en la celebración de tan magno acontecimiento.

A las cinco de la tarde salía de su iglesia en el Barrio del Realejo el Patrón de la ciudad San Cecilio, sobre el trono de María Santísima de la Misericordia que iba primorosamente adornado con flores rojas entre las que se encontraban numerosas granadas naturales, llegando a la altura de la Basílica de las Angustias a las 18,53 y continuando el cortejo hasta el Paseo del Salón.

Pocos minutos después de las siete de la tarde salía de su templo a los sones de la Marcha Real y entre el repicar de las campanas, estruendo de cohetes y vítores del numeroso público asistente, la Imagen de Nuestra Señora de las Angustias, con la solemnidad habitual y primorosamente adornado el trono en sus cuatro esquinas con unos impresionantes adornos florales de nardos y rosas, dirigiéndose majestuosamente, portada por la tanda de horquilleros seleccionados para la ocasión, hacia el Altar especial montado delante de la fuente de las Granadas, donde ya esperaba el Patrón San Cecilio, situado a la derecha de dicho Altar.

La Santísima Virgen de las Angustias hacía su entrada al Paseo del Salón subiendo la rampa que la llevaría hasta el centro del Altar, donde iba a presidir el Pontifical, mientras que la Banda "Amigos de la Música de Durcal" dirigida por Bartolomé Pérez Botello interpretaba el Himno "Por cien Años Coronada" compuesto por su director con motivo de la celebración del Centenario, finalizando la marcha con la Virgen en su Altar y sonando una gran ovación por el numeroso publico que abarrotaba las 2.500 sillas colocadas en el recinto cerrado y el que se agolpaba en los alrededores.

A las 20,00 horas llegaba la Cruz Parroquial delante de los más de sesenta sacerdotes y del Arzobispo Francisco Javier Martínez y se situaban asimismo en la plataforma sobre la que se había colocado el Altar y a ambos laterales de la Sagrada Imagen, mientras varios sacerdotes se colocaban entre los fieles recibiendo en confesión a quien así lo solicitaba. Por su parte, los numerosos voluntarios si encontraban alguna silla libre dentro del recinto, hacían pasar para ocuparla a los fieles de mayor edad o mayor dificultad física.

La Santa Misa se celebró con toda solemnidad mientras caía la noche sobre la ciudad, con una sencilla y sentida homilía por parte del Arzobispo. Momento especial fue la impartición de la Sagrada Comunión por los numerosos sacerdotes y diáconos, acompañados cada uno de ellos por un voluntario con un paraguas blanco y amarillo conmemorativo del centenario, para que los fieles conocieran su ubicación. Los ministros portaban asimismo "copones" de cerámica con las sagradas formas, fabricados expresamente para la ocasión.

La misa finalizó a las 21,10 h. de la noche, con la solemne bendición del Arzobispo y el posterior canto del himno a la Patrona con todo el público puesto en pie. (MLG)

A continuación una selección gráfica del acontecimiento con fotos de Manuel Lirola García.