MISA SOLEMNE EN LA FESTIVIDAD DE LA STMA. VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS EN SU BASÍLICA

Hoy, día 15 de septiembre de 2013, se ha celebrado una solemne Eucaristía en la Festividad de la Stma. Virgen de las Angustias en su Basílica.

La Junta de Gobierno de la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias, junto con varios hermanos y los mayordomos de este año D. Francisco Salazar Rodríguez, D. José Luis Molina Porcel y D. Ángel Luis Vázquez Soto, han ocupado la Presidencia en los dos laterales del Altar Mayor, acompañados por la Junta de Gobierno de la Hermandad Sacramental de Santa María de la Alhambra.

La Coral de la Basílica de la Virgen de las Angustias ha solemnizado esta celebración de su festividad con la interpretación de varias melodías a la Virgen de una forma especial, con gran delicadeza, afinamiento y sonoridad, acompañada por D. Luis Linares Moreno al órgano.

La Eucaristía fue presidida por D. Álvaro Rodado García, Religiosos Dominico, acompañado de D. Francisco Molina, Párroco de la Basílica. D. Álvaro después de saludar a D. Francisco, a las hermandades y a todos los fieles, ha manifestado en su homilía: "…Estamos celebrando este año el Centenario de la Coronación de la Virgen de las Angustias, y yo me he preguntado y me pregunto: ¿De qué esta hecha su corona? No está hecha ni de oro ni de plata; por eso ella nuestra Madre, nos dirá hijos míos: mi corona está hecha de fe, de servicio, de ayuda, de sufrimiento, de incomprensiones, también de alabanza, de vida de entrega y seguirá diciéndonos: mi corona está hecha del corazón de cada uno de vosotros, mis hijos de las Angustias, aquí en Granada, porque vosotros vais colgando vuestras súplicas, vuestros agradecimientos, vuestros sufrimientos, vuestras alegrías, en definitiva podríamos decir que esto es un misterio y es que Dios es un misterio que se nos da a conocer…" Terminó su homilía diciendo: "…La vida pública de Jesús comienza en una fiesta, porque Jesús no viene a aguarnos la fiesta, sino a darnos alegría. … Está bien que le preguntemos a la Virgen nuestra Madre: ¿Qué hacer, qué debo hacer para ser feliz, qué debo hacer para salvarme? La respuesta suya es: haced lo que Él os diga. Son las últimas palabras de María en el Evangelio: Haced lo que él os diga. Ese fue su testamento, Por eso amigos y hermanos, María, nuestra Madre y la Madre de Jesús, no es Reina como las de la Tierra, sino esposa y madre de obreros. No fue rica, sino pobre, No es meta, sino camino. No es todopoderosa, sino intercesora. No estamos, lógicamente, nosotros huérfanos, la tenemos a Ella. Nos invita en el día de hoy y todos los días a que intentemos profundizar en su corona porque el oro y la plata se oxidan. Lo que no se oxida es el amor. El amor que vayamos sembrando, eso es eterno y siempre está brillante. Y Dios es amor y nos creó para eso, para amar y para ser felices. El que ama felizmente a sus hermanos, se siente feliz. Sigamos entonces los pasos de nuestra Patrona, la Virgen de las Angustias para que nos vaya orientando hacia ese amor que es lo que permanece y debe permanecer en nuestras vidas. Que así sea."

La Basílica se encontraba abarrotada de fieles que siguieron la Eucaristía con una devoción que se palpaba en el ambiente y se sentía en profundidad el amor a la Santísima. Virgen.

La Eucaristía terminó con la Oración del Centenario, que fue leída por el Hermano Mayor y a continuación el coro entonó el Himno a la Stma. Virgen, que fue cantado por todos los fieles presentes en la Basílica con un cariño especial en su festividad.

Antonio Mezcua Roelas