OFRENDA FLORAL A LA STMA. VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS EN SU FESTIVIDAD SOLEMNE

Ayer, día 15 de septiembre de 2016, tuvo lugar la Ofrenda Floral a la Stma. Virgen de las Angustias en su festividad solemne.

Abrió la Ofrenda el Sr. Arzobispo que dirigió unas palabras a todos los presentes incidiendo en que en esta ofrenda, las flores pueden significar el agradecimiento por tantos favores, que recibimos por medio de la intersección de la Stma. Virgen, pero también significan el dolor que se hace presente en tantas familias, no sólo nuestras, sino del mundo entero y por esto tenemos que ayudarnos todos como una auténtica familia, prescindiendo de clases sociales, e ideologías, teniendo siempre como nexo de unión a nuestra Madre la Virgen de las Angustias, que, sin duda nos ayudará a ser cada día más familia generosa unos con otros.

La Ofrenda dio comienzo a las seis de la tarde. D. Miguel Campos fue el encargado de ir publicando, por medio de la megafonía, la participación de todos los grupos y entidades que a lo largo de toda la tarde-noche fueron pasando delante de la Imagen de la Stma. Virgen, situada en el pórtico de la Basílica, dejándole su cariño y amor en los ramos de flores que entregaban a los Hermanos Cofrades y al Sr. Arzobispo para su colocación en los paneles colocados delante de la fachada de la Iglesia Basilical.

Hay que destacar la participación del Cuerpo de Bomberos, con la particularidad de que iban acompañados por Dña. Rosa Portillo de Ochenta y cinco años, fundadora de la Asociación de Sordos de Granada, designada por el Ayuntamiento, para hacer la ofrenda y que, como todos los años, han colocado un ramo de flores en el Escudo que corona la Basílica.

Sin duda, nuestra Patrona, desde el pórtico de la Basílica, ha confortado y llenado de paz, esperanza y amor los corazones de tantísimas personas, que se iban acercando a su templo, después de esperar, pacientemente, larguísimas colas, para expresarle en esos ramilletes de flores, sus alabanzas, su agradecimiento, sus alegrías y las contrariedades y malos ratos, que no faltan en este caminar, lleno de problemas y dolores que en los tiempos actuales se sufren por muy diversas causas y que las circunstancias sociales, actuales nos deparan.

El buen tiempo acompañó a la Ofrenda e hizo, que pese a ser jueves, y por lo tanto día laborable, la participación fuese masiva de muchísimas personas venidas de todos los rincones de Granada y su Archidiócesis.

Este año, han podido participar los helicópteros de la Base de Armilla, que han esparcido los pétalos de miles y miles de flores que inundaron, literalmente, el ambiente con su fragancia, colorido y belleza. Con toda seguridad, alegraron los sentimientos de amor a la Virgen de todas las personas que contemplaban cómo les caían suavemente, viviendo con emoción esos momentos de sentimiento religioso.

La organización ha corrido a cargo de la Hermandad con la colaboración de cientos de Hermanos y hermanas que, con una entrega total, han contribuido decisivamente al esplendor de la misma

La Ofrenda terminó pasadas las doce de la noche con la celebración de la Eucaristía dentro de la Basílica que fue presidida por D. Javier Martínez, Arzobispo de Granada.

Crónica y fotos realizadas por Antonio Joaquín Mezcua Roelas.-