En la Basílica de Ntra. Sra. de las Angustias, ya lucen espléndidos los dos últimos Apóstoles restaurados. Con ellos se completa la restauración de todo el apostolado de Duque Cornejo.
San Felipe, antes y después de la restauración
Santo Tomás, antes y después de la restauración.