Los alumnos del Colegio Ntra. Sra. del Rosario de Granada muestran su solidaridad aportando alimentos para las personas necesitadas, a través de Cáritas Parroquial, dentro de los actos programados del Año Jubilar del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Stma. Virgen de las Angustias

Esta mañana a las doce y media los alumnos del Colegio Ntra. Sra. del Rosario de Granada han hecho su aportación de alimentos para las personas más necesitadas a través de Cáritas Parroquial, dentro de los actos programados del Año Santo Jubilar del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Stma. Virgen de las Angustias, en su Basílica.

Han venido cerca de setecientos alumnos de todos los niveles educativos hasta el curso cuarto de la E.S.O. Todos los alumnos han venido andando desde su colegio hasta la Basílica. Los alumnos de 3º y 4º de la E.S.O. se han encargado de cuidar a los alumnos de Infantil. Al frente de ellos ha venido la Directora del Centro, Sor Dora Monsalve, acompañada de todos los profesores, que han cuidado con esmero y dedicación a todos los alumnos para que el orden, el silencio y el recogimiento se hayan hecho patentes en esta Ofrenda.

Sor Avelina y el Equipo de Pastoral del Colegio se han encargado de preparar los cantos las oraciones de esta celebración.

EL acto empezó con la entrada de los niños al templo que estuvo acompañada por la música religiosa que el coro del propio colegio, interpretaba desde el Altar Mayor. La entrada es digna de elogio, ya que los niños de infantil iban protegidos por los alumnos mayores de 3º y 4º de la E.S.O. que los llevaban cogidos de la mano; todos iban colocándose ordenadamente hasta que entraron los mayores, que tuvieron que permanecer de pie por no haber sitio en los bancos del templo.

La Directora del Centro se dirigió a todos los presentes con estas palabras: "la verdad es que es difícil no sentir una profunda emoción en un momento como éste. Pensar que estamos juntos toda la Comunidad educativa: vosotros, nuestros alumnos; una gran representación de vuestros padres y los profesores, todos. Y venimos nada más y nada menos que a los pies de la Señora - un gran aplauso interrumpió sus palabras- . Creo que no existe un sitio donde un ser humano se pueda sentir mejor y más a gusto, que con su Madre. En este momento todo lo que le pidamos, sé que está feliz escuchando. Hoy para nosotros es un día muy importante y muy significativo. El 31 de Octubre, es el día en el que se celebra en el Colegio de forma especial, la Virgen del Rosario. Hoy hemos optado por venir a compartir un pequeño detalle con quien realmente lo necesita. Cuando tenemos de todo, difícilmente podemos pensar que hay niños que no tienen que comer, personas que lo están pasando mal… Y nosotros con todo nuestro cariño, con todo nuestro amor venimos a compartir con ellos lo que cada uno de nosotros ha traído para decirle a la Señora: Todo lo que Tú a nosotros nos das, te lo devolvemos hoy en un pequeño detalle. Un pequeño detalle que se va a repartir a las familias que más falta les hace. Vuestro comportamiento, ideal; pienso que sois lo mejor del mundo y que Dios nos ha bendecido con vuestra presencia. Entonces, todos juntos le rezamos a la Virgen una Salve, pidiéndole en nuestro corazón lo que cada uno necesita o dándole gracias por tantas y tantas cosas buenas como cada día nos regala". Se rezó el Ave María con verdadero fervor mariano.

A continuación Cristina, alumna de 4º de la E.S.O. hizo la monición de entrada en la que manifestó: "Nos hemos reunido esta mañana para celebrar de una forma especial el final del mes de octubre dedicado tradicionalmente al rosario y …qué mejor manera de hacerlo que orando delante de Nuestra Señora de las Angustias. Ella, nada más saber que su anciana pariente Isabel estaba encinta, fue para ayudarla, para ponerse a su servicio. Hoy queremos, Madre, imitarte en este gesto de servicio a nuestros hermanos más desfavorecidos y colaborar con esta pequeña muestra de alimentos, que traemos para aliviar sus fatigas, porque "tuve hambre y me diste de comer. Que nunca dejemos de verte, Señor en el necesitado y que sepamos agradecerte cada día todo aquello que nos das, que nunca dejemos de ser solidarios y luchar por un mundo más justo. Que nuestra oración sincera abra de par en par las puertas al Señor para que transforme nuestros corazones".

A continuación se hicieron numerosas peticiones, terminando con una oración al Señor en la que se pide que sepamos compartir con los más necesitados, ofreciendoles nuestra ayuda en todo momento. Como final del Acto todos los alumnos fueron acercándose al pie del altar y depositaron los presentes que cada uno traía de su casa. Se llenaron tres cestos grandes y hubo que ocupar parte de la escalinata también. Una vez realizada la ofrenda, los alumnos iban saliendo con mucho orden, alegría y satisfacción por haber participado en esta ofrenda de ayuda a los más necesitados.

Fotografías y reseña realizadas por Antonio J. Mezcua Roelas.-