Peregrinación de la "Parroquia de San Isidro" de Granada, con motivo del Año Santo Jubilar del primer Centenario de la Coronación de la Stma. Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

El pasado sábado, día 14 de Diciembre de 2013, la "Parroquia de San Isidro" de Granada, ha hecho su peregrinación, con motivo del Año Jubilar Mariano del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Stma. Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

Han venido 25 personas en peregrinación. Al frente de los peregrinos ha estado su Párroco, D. Victorino Benlloch.

Los peregrinos han sido recibidos en la puerta de la Basílica por la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias, con D. Manuel Urbano y D. Manuel Padial, Subprefectos de ceremonias y cultos de la Hermandad. Todos los peregrinos han entrado por el pasillo central, precedidos por el estandarte de la Hermandad, portado por D. Manuel Urbano.

La Eucaristía ha dado comienzo a las doce horas y ha sido presidida por D. Victorino, acompañado de D. Carlos del Castillo. Como introducción a la celebración de la santa misa D. Victorino ha dicho: "Hoy hemos querido venir, caminando hasta este Santuario, para encontrarnos con María, la Virgen, para que ella, de verdad, nos lleve también a encontrarnos con el Señor. Ella hace presente a Jesús en la Historia y también en nuestra vida. Aprovechemos, pues, el encuentro para salir renovados y con el gozo de sentirnos dentro del Reino de Dios"

Las lecturas, así como las peticiones, han sido realizadas por los peregrinos.

D. Victorino ha empezado su Homilía con estas palabras: "Hoy debemos encontrarnos unidos, porque estamos unidos en lo mejor que tenemos que es nuestra fe cristiana. Y nos encontramos reunidos aquí en esta casa, que es la casa de la Virgen y por lo tanto, también, la casa nuestra. Estamos en el regazo de nuestra Madre para sentirnos tranquilos, alegres en nuestra fe y con el anhelo y el deseo de ir por la vida marcando nuestro paso en la dirección, que es la que nos brinda en el Evangelio nuestro Señor Jesucristo y que de modo también presto se hizo realidad en la Virgen María. Ella, que preside desde el Altar, también preside nuestros corazones y para eso estamos aquí. En el Adviento que es el tiempo en el que estamos, de un modo especial, la queremos tener cerca, porque ella mejor que nadie, hizo el Adviento. El Adviento de espera del Señor, que el pueblo de Israel del que Ella es la Hija predilecta. El adviento más cercano, más íntimo, más suyo es cuando el ángel le dijo que iba a ser Madre de Dios. Ella lo supo esperar y no sólo esperar sino colaborar en la espera porque quién mejor que Ella para preparar su persona a todos los niveles para que, de verdad, el Señor se hiciera carne en Ella y el Hijo de Dios se hiciera Hombre. Ella le prestó su ser, para que también nosotros le demos acogida…" Siguió explicando el significado del Adviento tiempo en el que nosotros debemos también ofrecer nuestra persona para que Jesús venga también a nacer en nosotros porque Jesús viene para todas las personas de este mundo. Manifestó que en la imagen de la Virgen de las Angustias se nos muestra a Jesús, muerto, en su regazo, como símbolo del ofrecimiento que la Virgen hace al Padre, como colaboradora en la Redención del Género Humano; por esto, esta peregrinación sirve también para pedir perdón por los pecados cometidos y que el Señor nos perdona con su infinita misericordia. Terminó su homilía diciendo: "…Aquí estamos, reunidos, junto al altar del Señor muerto, por nosotros, amparados por el manto maternal de María, la Virgen. Ella también nos reúne en la casa, no la de Belén de Nazaret, sino en la casa grande del Cielo, que es la casa definitiva para todos sus hijos".

La celebración de la Santa Misa ha sido seguida por todos los asistentes con gran devoción y recogimiento, terminando con la oración del Centenario y el Himno a la Stma. Virgen de las Angustias.

Terminada la Eucaristía los peregrinos, se han hecho una foto-recuerdo en la escalinata del altar mayor y seguidamente han pasado a visitar el Camarín de la Virgen. D. Antonio Mezcua, miembro de la Comisión General del Año Jubilar Mariano, les ha dado la bienvenido en nombre de la Parroquia y de la Hermandad y les ha dado una breve explicación sobre los valores artísticos y religiosos que alberga esta capilla de la Virgen, haciendo hincapié en su significado espiritual, ya que es una auténtica catequesis porque en él se representan los dolores, que la Virgen padeció en su vida mortal, pero también se da mucha importancia a los símbolos que nos conducen al disfrute del cielo, con el Sepulcro vacío y la representación del Cielo, que es el destino final de todas las personas, que bajo la protección de la Virgen María, siguen el mensaje de Jesús en su Evangelio. La visita al Camarín ha terminado con unas palabras de D. Victorino, agradeciendo a la Basílica y a la Hermandad su acogida y con el rezo, en común, del Ave María, con gran fervor y amor a la Stma. Virgen de las Angustias.

Todos los peregrinos se han mostrado muy contentos y han manifestado su alegría por haber podido participar en esta celebración, recibiendo las gracias del Año Jubilar y también por todas las atenciones recibidas por parte de la Parroquia y de la Hermandad.

Fotos y Crónica realizadas por Antonio J. Mezcua Roelas.