Peregrinación de la Cofradía de Ntra. Sra. de la Consolación del Peral de Valdepeñas (Ciudad Real)

El s ábado, día 1 de octubre de 2016, la "Cofradía Ntra. de la Consolación del Peral" de Valdepeñas-Ciudad Real, ha hecho su peregrinación, con motivo del Año Jubilar de la Misericordia, a la Basílica de la Virgen de las Angustias de Granada.

Han sido 50 personas las que han venido en peregrinación en un autocar. Al frente de los peregrinos se encontraba su Hermano Mayor, D. Jerónimo García Novés, acompañado de su Junta de Gobierno. Todos han sido recibidos en la Basílica por el Párroco D. Blas Gerardo Gordo Jiménez y D. Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Stma. Virgen de las Angustias de Granada.

La Eucaristía ha dado comienzo a las once de la mañana con la Basílica llena de fieles y ha sido presidida por D. Antonio Guerrero Álvarez, sacerdote de la Basílica. Como monición de entrada, D. Jerónimo ha dicho: "Llegamos de Valdepeñas, en peregrinación a este Santo Lugar, para postrarnos ante la Madre de Dios; ante la Angustia de su divino Hijo, muerto en sus brazos. Que esta Misericordia, que nos muestra la Madre, nos llegue a nosotros y practiquemos la Misericordia del Señor, a los que más lo necesitan. Dispongámonos a prepararnos para participar en la Mesa de la Palabra y en la Mesa de la Eucaristía".

D. Antonio en su homilía nos dijo como hoy día en la sociedad reina el egoísmo, el ser más que nadie, despreciando a los demás y el Señor tiene un lenguaje distinto, que nosotros no entendemos, o no queremos entender y es que para entrar en el Reino de los Cielos hay que volverse como niños con un corazón sencillo, limpio, humilde y generoso con los demás. Terminó su homilía con estas palabras: "…Yo os invito a todos, esta mañana, a vernos como verdaderos hermanos, a sentirnos hijos de Dios, de verdad, a pedirle a Dios, pero con un corazón grande, y dejar que Dios vaya haciendo y construyendo una vida nueva en nosotros. Así se hace un mundo mejor, de otra forma ya veis lo que ocurre: el mundo se desquicia, el mundo se desorienta, el mundo se resquebraja, el mundo va por caminos que no llaman la atención. Hace falta que nosotros llevemos a este mundo nuestro una alegría y un corazón nuevo; el gozo del Señor, que se quiere encontrar con cada uno de nosotros".

Las preces han sido realizadas por María José Medina Rodríguez, y las ofrendas para la Eucaristía han sido presentadas por: Mari Tere, Carlos, Salvador y Elvira, todos miembros de la peregrinación.

La celebración de la Santa Misa ha sido seguida por todos los asistentes con gran devoción y recogimiento, acabando con un canto a la Virgen.

Terminada la Eucaristía los peregrinos se han hecho una foto-recuerdo en la escalinata del altar mayor y seguidamente han visitado el Camarín de la Stma. Virgen, donde D. Miguel Luis, miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad, les ha explicado el significado del Camarín de la Virgen desde el punto de vista artístico y religioso. La visita al Camarín ha terminado con el rezo del Ave María, seguido por todos con gran fervor. Todos han manifestado su alegría y satisfacción por esta peregrinación, así como por las atenciones recibidas.

Fotos y Crónica realizadas por Antonio J. Mezcua Roelas.